EL PAÍS SERÁ ESCENARIO DE MÚLTIPLES ACTIVIDADES DE CARÁCTER INTERNACIONAL

1.- El pasado 27 de enero la República Dominicana asumió la Presidencia Pro Témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), en un acto en el cual el Presidente de Ecuador Rafael Correa entregó la conducción del Organismo al Presidente dominicano Danilo Medina. Dicho acto fue la culminación de la IV Cumbre de Jefes de Estado y Gobierno de la CELAC, en la sede de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) en Quito, Ecuador. Con la asunción de tal responsabilidad, la República Dominicana se convierte en la Capital de Latinoamérica y el Caribe durante todo el 2016.

2.- En efecto, al asumir la presidencia pro témpore de la CELAC, nuestro país será el escenario de múltiples actividades internacionales para dialogo y coordinación multilateral como parte del programa de acción aprobado en la pasada Cumbre. Encuentros técnicos, Reuniones Ministeriales, Reuniones de Cancilleres, Foros Interregionales, Foros Sectoriales, y una Cumbre de Jefes de Estado y Gobierno, serán los tipos de actividades que desarrollaremos en nuestro territorio, con la participación de las 33 delegaciones de los países miembros y otras tantas de organismos internaciones y países de diversas regiones. Es por esto que podemos asegurar que la República Dominicana será el escenario central de la diplomacia multilateral de la región, durante el presente año.

3.- La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños es un espacio de diálogo político conformado por las naciones de América, exceptuando a los Estados Unidos y Canadá, unas 33 en total. Formalmente, luego de un arduo proceso de conformación, la CELAC inició su operación con la presidencia pro témpore de Chile en 2012, posteriormente asumió su conducción Cuba en 2013, luego Costa Rica en 2014 y Ecuador en 2015. La experiencia regional ha sido muy importante, pues ha permitido profundizar en el debate de los temas más importantes de la región desde los niveles técnicos hasta el máximo nivel de los Jefes de Estado y Gobierno. 

4.- Sin embargo, la tarea no ha sido fácil por la heterogeneidad de la región en lo relativo a las variables económicas, geográficas, demográficas, políticas y culturales. En efecto, esa diversidad hace complejo el diálogo multilateral y la coordinación de acciones comunes. La región presenta, al menos, cinco idiomas oficiales, al contar con 13 países angloparlantes y 17 hispanopartantes, más Brasil, Haití y Surinam cuyos idiomas oficiales son el Portugués, el Francés y el Neerlandés, respectivamente. Por otro lado hay países como Brasil con una población superior a los 200 millones de  habitantes y una superficie territorial de 8,511,996 Kms2; y, a la vez, países como San Cristóbal y Nieves (Saint Kitts and Nevis) con menos de 55 mil habitantes y un territorio de apenas 261 Kms2. Así mismo, encontramos países como formas de gobierno diversas, a saber: presidenciales federados como México, presidenciales unitarios como Panamá, monarquías parlamentarias como Jamaica, monarquías constitucionales como Barbados, repúblicas parlamentarias como Trinidad y Tobago, repúblicas representativas como Surinam, etc. Igualmente, se pueden identificar países como Uruguay con un PIB per capita superior a los 16 mil dólares, sin embargo hay otros con menos de  3 mil dólares.

5.- Este mosaico multisituacional representa una gran riqueza con extraordinario potencial para el establecimiento de una agenda de desarrollo común. Ahora bien, dicha empresa es compleja, ya que requiere de la armonización de intereses, de escalas, de ritmos y momentos. Por esa razón, asumir la presidencia pro témpore de la CELAC amerita de la suficiente madurez institucional que permita facilitar el diálogo, la reflexión, la toma de decisiones y la coordinación de actuación colectiva entre los Estados miembros. Si es cierto que la heterogeneidad de la región confiere un carácter complejo a la gestión de la CELAC, no es menos cierto que la dinámica internacional en la cual debe actuar es igualmente compleja.

6.- En efecto, la cambiante coyuntura internacional genera constantemente grandes retos a todas las naciones. Hoy en día los países latinoamericanos y caribeños se encuentran amenazados por importantes fenómenos regionales y globales de diversas naturalezas. Los drásticos cambios en la económica mundial, el crimen organizado transnacional, el cambio climático, entre otros, son factores que no pueden ser abordados solamente desde el accionar individual de los Estados. Este contexto internacional demanda, por tanto, la acción mancomunada de los Estados de la región, para ser más efectivos en la solución de sus problemas.

7.- La diplomacia multilateral, hoy más que nunca, cobra un significado estratégico en nuestra región, ya que esa heterogeneidad que caracteriza a Latinoamérica y el Caribe hace necesario la aplicación de mecanismos de diálogo e interacción, para un uso más inteligente de nuestros valores y fortalezas. La sinergia que nos permiten los organismos y espacios de diálogo, subregionales y regionales, es la clave para la sostenibilidad de la actuación para el desarrollo de nuestros pueblos.

8.- En tal sentido, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños está cumpliendo ese rol estratégico para la región, el cual debe seguir siendo afianzado.  La pasada Cumbre de Jefes de Estado y Gobierno de la CELAC en Quito, fue una ocasión especial para continuar la apuesta a la actuación mancomunada frente a la inestabilidad económica, al crimen organizado, al impacto del Cambio Climático, al hambre y a la pobreza. Esta Cumbre, en la cual la República Dominicana asumió la coordinación de la CELAC, fue un momento de reafirmación de todo aquello que nos une, más allá de las diferencias y desacuerdos que puedan existir.

9.- Para el periodo de trabajo 2016-2017, los Jefes de Estado y Gobierno de la CELAC acordaron centrar la agenda de la entidad en los objetivos de desarrollo sostenible establecidos por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en septiembre de 2015. Estos 17 objetivos abordan de una u otra forma los diversos problemas que caracterizan la región, especialmente aquellos que focalizan la pobreza, el hambre, la salud, la educación, el saneamiento, la energía, la seguridad, el cambio climático, el empleo y la institucionalidad. 

10.- Por esa razón la presidencia pro témpore de la República Dominicana tendrá como principal responsabilidad crear las condiciones para que el concierto de Naciones miembros de la CELAC puedan definir, de forma conjunta, lineamientos de actuación que ayuden a los gobiernos a formular políticas y programas encaminados al logro de los objetivos de desarrollo sostenible, sobre la base de las condiciones específicas de cada país. Para esos fines ya hemos procurado la asistencia y acompañamiento de entidades especializadas de la Organización de las Naciones Unidas. 

11.- El éxito de un espacio de diálogo político multilateral a escala regional como la CELAC estará fundado en la premisa de que el Proyecto Colectivo no atente contra los Proyectos Nacionales de cada país. Para lograr eso, la República Dominicana deberá conocer la situación particular de cada Nación miembro, y el momento histórico por el cual está pasando; deberá entender las prioridades de la política exterior de cada país de la región; y deberá interpretar adecuadamente las expectativas que cada parte de la Comunidad se ha creado respecto al rol de la misma. Esa capacidad de conocimiento, entendimiento e interpretación, en el marco de la complejidad de la CELAC, será la clave para la efectividad de la gestión dominicana al frente de dicho espacio multilateral.

12.- En tal sentido, la diplomacia de la República Dominicana estará a prueba durante todo el 2016. No habrá excusas para la inoperancia, no habrá espacio para la conformidad, no habrá momento de tranquilidad, no habrá oportunidad para la rutina. Conscientes de este destino, la Cancillería de la República ha ido tomando todas las medidas necesarias para la preparación del personal diplomático y administrativo. Desde julio de 2015 estructuramos un equipo de trabajo técnico – administrativo con todas las atribuciones necesarias para asumir cada uno de los compromisos que encierra la presidencia pro témpore de la CELAC.

13.- La coordinación de dicho equipo fue asignada a una troica conformada por la viceministra Dra. Alejandra Liriano como coordinadora nacional, el embajador Miguel Fersobe como coordinador adjunto responsable del equipo técnico y el embajador Freddy Radhamés Rodríguez como coordinador adjunto responsable del equipo administrativo. Entre las áreas cubiertas dentro del equipo de trabajo se encuentran las encargadas de  documentos sustantivos, declaraciones, secretaría, acreditaciones, pasajes, hospedaje, eventos, seguridad, cultura, conserjería, tecnología, comunicación, prensa, visibilidad, protocolo y ceremonial, transportación, voluntariado, traducciones, interpretaciones, foros interregionales, etc.

14.- Para el entrenamiento del equipo de trabajo se partió del conocimiento de las experiencia de las últimas dos presidencias pro témpore, la de Ecuador y la de Costa Rica. Compartir con los funcionarios de las cancillerías de ambos países, sus experiencias en el montaje y desarrollo de las múltiples actividades de la CELAC, fue fundamental para que en corto tiempo nuestro equipo sintonizara con la lógica y naturaleza de los eventos a coordinar. El proceso de preparación ha sido intenso en los últimos siete meses, y se ha aprovechado profundamente gracias a la gran experiencia previa del equipo de trabajo de nuestra Cancillería y al sólido compromiso que todo el personal ha asumido por la excelencia en la conducción de la presidencia pro témpore de la CELAC.

15.- Ahora bien, la efectividad de la conducción de la CELAC no solo dependerá de la buena preparación de la Cancillería, sino también de la adecuada participación de las diversas entidades del Estado y de la sociedad involucradas en los temas a trabajar en los diferentes eventos regionales. Partiendo de este entendimiento fue desarrollado un proceso de información y coordinación con ministerios e instituciones sectoriales del Estado, con comisiones del Congreso Nacional, con organismos de control interno, con los cuerpos castrenses y de seguridad, con universidades y academias, con organizaciones de la sociedad civil, con los medios de prensa, entre otras entidades. 

16.- Igualmente, considerando la importancia que reviste el informar y orientar debidamente a la población sobre la agenda internacional de la República Dominicana en el 2016, se realizaron dos seminarios para comunicadores de los diversos medios de información del país. En dichos seminarios participaron unos 100 profesionales de la comunicación a los cuales se les explicó el conjunto de aspectos que componen toda la agenda de la CELAC. Además los especialistas del Instituto de Educación Superior en Formación Diplomática y Consular “Dr. Eduardo Latorre” (INESDYC) introdujeron a los comunicadores en los conceptos básicos de la Diplomacia y de la actual Política Exterior del país. 

17.- En lo personal, debo reconocer que estos seminarios dirigidos a comunicadores han sido unas de las actividades más motivadoras que he tenido en el proceso de preparación de nuestra presidencia pro tempero de la CELAC. Esto debido al entusiasmo que expresaron cada uno de los profesionales del periodismo que estuvo con nosotros. Su extrema disciplina con la puntualidad, su interés absoluto en aprender cada tema  explicado, su  atención permanente a las exposiciones y el compromiso testimoniado para con su país, al dedicarse con alegría a ampliar sus conocimientos. No sólo yo quedé altamente motivado por la actitud de estos comunicadores, sino todo el personal diplomático que pudo compartir con ellos y ellas. 

18.- Luego de la Cumbre de Jefes de Estado y Gobierno de la CELAC, en el mes de enero del presente año, en Quito, se agotó otro procedimiento de transmisión de la presidencia pro témpore a nivel operativo en el seno de la Organización de Naciones Unidas. El pasado 18 de febrero, me correspondió firmar el acuerdo de recepción de la presidencia pro témpore de parte del representante de Ecuador. Este solemne acto, frente a todos los jefes de misión de los países miembros ante la ONU, contó con la participación del Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-moon. Su presencia y su discurso fueron testimonio del compromiso de apoyo de la ONU al desarrollo de la CELAC, como espacio estratégico multilateral de la región. 

19.- En definitiva, la República Dominicana está totalmente preparada para asumir con eficiencia la conducción de la CELAC durante el periodo 2016 – 2017, no solo desde la Cancillería, sino desde las entidades sectoriales vinculadas a la agenda. Es una ardua tarea que podremos desempeñar al más alto nivel si logramos concitar la participación de todos los sectores sociales de la Nación. Hoy, más que nunca, la República Dominicana merece esta oportunidad, de nosotros dependerá aprovecharla en su verdadera magnitud. 

Febrero 2016
Santo Domingo, República Dominicana